Account menu

Síguenos en:

El Luchador

Curiosidades

Tepasmas

"Darren es muy directo, muy implacable, y dejó muy claro que quería que me adentrara en lugares realmente oscuros, para que vertiera en este papel todo mi cuerpo, mente y espíritu", recuerda Mickey Rourke.

Tepasmas

Fue Aronofsky quien personalmente se acercó a Rourke en un encuentro del que ambos hombres salieron convencidos de que mutuamente iban a lograr llegar a regiones interesantes. Rourke comenta que fue el propio Aronofsky, en lugar de la historia, lo que cerró el acuerdo. "Realiza un tipo de películas que no hace concesiones, son innovadoras", comenta Rourke, "y toda la cuestión de la lucha libre me parecía que le significaba un nuevo rumbo a tomar, de tal modo que la idea de ese intelectual neoyorquino teniéndoselas con este mundo de sangre y sudor realmente me interesó. Sabía que aportaría una perspectiva completamente distinta a esta historia."

Tepasmas

Nadie hubiera podido predecir hasta qué punto Rourke encarnaría a Randy, quitándose la piel, y en ocasiones arrancándosela a tiras, con una interpretación tan desafiante y sin red, tan centrada por igual tanto en la belleza, el ingenio y el dolor como impregnada de hambre de afecto humano, que ha llevado la historia a regiones que los realizadores ni siquiera habían intuido.

Tepasmas

Aronofsky era consciente de cuán desafiante podía ser este papel, tanto a nivel físico como emocional, y sabía que necesitaba a un actor deseoso de hacer todos los sacrificios necesarios con que construir este personaje, y tenía fe en que Mickey Rourke pudiera hacer eso.

Tepasmas

Aronofsky es un auténtico admirador de Mickey Rourke desde "El corazón del ángel".

Tepasmas

"Al minuto de que Mickey Rourke se hubiera incorporado al proyecto, ya comenzamos a perfilar detalles del papel específicamente pensados para él, y estábamos encantadísimos de hacerlo", comenta Scott Franklin.

Tepasmas

Cuando Mickey Rourke decidió encarnar a Randy, los realizadores se mostraron entusiasmados de que hubiera sido él quien finalmente asumiera el papel.

Tepasmas

"Cuando Mickey Rourke subió a bordo del proyecto, cambió el personaje completamente para llevarlo a su propio terreno", explica Aronofsky. "Abordó al personaje y le insufló en el interior su propia vida."

Tepasmas

En un primer momento, muchos luchadores se mostraron muy fríos y distantes, con la mirada clavada en los creadores de la película, atentos a cuanto estaban tratando de hacer. Tuvieron que convencerles de que en modo alguno querían aprovecharse de ellos, sino que todo cuanto querían era crear un honesto trozo de vida enmarcado en el escenario del mundo de la lucha libre.

Tepasmas

Su modo de comunicarse sólo es una parte de su camaradería y del modo que tienen de protegerse mutuamente. En el ring, de modo distinto a cualquier otro deporte, procuran siempre cuidar a sus oponentes y de inflingirse la mayor parte del daño en ellos mismos, lo que los creadores quisieron mostrar en la pantalla.

Tepasmas

Muchos términos de lucha libre, como ‘técnico’ [face o clean] o ‘rudo’ [heel], que respectivamente se refieren al tipo bueno y al villano en un combate, se introdujeron en la confección del guión.

Tepasmas

El trío realizador de la película experimentó verdadera curiosidad por el lenguaje secreto y el código de honor de los luchadores. "Usan un lenguaje parecido al de los feriantes; por ejemplo, hablan del público como ‘marks,’ (admiradores incondicionales que granjearse)", destaca Aronofsky.

Tepasmas

"Observamos que todos esos tipos mantienen una auténtica camaradería, una hermandad y un código por los que regirse. Incluso antiguas estrellas de grandes federaciones nos explicarían historias de cómo, en la carretera, recogían a cuatro gigantes en un coche, compartían el dinero de la gasolina y las habitaciones de hotel, donde esos gigantes pernoctaban en el suelo. Es un mundo distinto a aquel glamosoro que vemos en la televisión, y muy unido", recuerda Franklin.

Tepasmas

Aronofsky, Siegel y Franklin se encontraron con antiguos profesionales de la lucha libre y asistieron a muchos eventos de lucha libre independiente, para documentarse.

Tepasmas

Aronofsky, Siegel y Franklin no estaban interesados en abordar una aproximación académica sino humanística, centrándose en un luchador y reduciéndolo al sentimiento universal de anhelo y supervivencia que reside dentro de todos nosotros. Para realizar eso, tuvieron que sumergirse ellos mismos en el mundo actual de la lucha libre para observar cómo un hombre absorbido plenamente por el mismo lo experimentaría.

Envíanos tus curiosidades